Si volviera a ser profesora

Si volviera a ser profesora

Si pudiera volver a ponerme delante de doscientos alumnos en una facultad de Derecho, trataría de alargar lo más posible las horas dedicadas a la parte general del Derecho tributario. Como dice ese bello poema, Instantes, que se atribuye a Jorge Luis Borges, trataría de vivir nuevamente mi vida y de cometer más errores; no intentaría ser tan perfecta y me relajaría más.

Emplearía las máximas horas posibles de clase a explicar la necesidad de unas normas jurídicas para regular la convivencia y el nacimiento del Estado de Derecho; invitaría a mis alumnos a leer sobre la separación de poderes, como medio imprescindible para conseguir el equilibrio del legislativo, ejecutivo y judicial, y evitar la concentración de poder en unas manos; haría hincapié en los valores superiores del ordenamiento jurídico: la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político; desgranaría, uno a uno, y con profundidad, los principios, y me detendría en la belleza de los derechos fundamentales y las libertades públicas.

Yo fui de esas profesoras que procuraba acabar el temario y explicar con detalle los artículos de las leyes que regulan los distintos impuestos. Si volviera a la docencia, restaría importancia a las casillas de la declaración de la renta y debatiría con los estudiantes sobre el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la reserva de ley y la necesidad de que la Administración pública sirva con objetividad los intereses generales y actúe con eficacia y con pleno sometimiento a la Ley y al Derecho.

Pero ya no soy profesora, ya no doy clase y estoy confinada, encerrada en un mundo desconcertado y abrumado, que vive en el miedo y la sumisión, y que no parece que recuerde o sepa siquiera dónde están todos esos derechos, valores y principios.

Hay muchos abogados en Madrid, pero pocos especializados en procedimientos y recursos frente a la Agencia Tributaria. No es lo mismo un abogado de divorcios que un despacho de abogados de Madrid que se dedique a problemas surgidos por la declaración de la renta o IRPF, por el impuesto de plusvalía, por el hecho de ser declarado responsable tributario, por haber sufrido una inspección de Hacienda y no saber cómo recurrir multa. Para cuestiones como una derivación de responsabilidad, la devolución plusvalía, el céntimo sanitario, es preferible un despacho abogados que se dedique en exclusiva a la materia tributaria. Como despacho de abogados ofrezco un servicio personalizado, accesible, cercano y profesional.

Derivación de responsabilidad | Impuesto de plusvalía | IRPF | Recurrir multa | Devolución plusvalía | Abogados en Madrid | Impuesto | Plusvalía ayuntamiento | Recurso de casación | Sanciones | Tribunal SupremoDespacho de abogados en Madrid | Abogada Majadahonda | Despacho de abogados de Madrid | Céntimo sanitario | Declaración de la renta | Plusvalía municipal | Abogados Majadahonda | Responsable tributario | Despacho abogados | Abogado de divorcios | Renta 2019 | Agencia tributaria | Hacienda | Declaración renta

8 comentarios en “Si volviera a ser profesora

  1. Las enseñanzas que hayas adquirido hasta hoy, tienen su origen en la Universidad de la VIDA, de lo que se colige que, “si volvieras a dar clase”, enseñarías esas ricas enseñanzas y vivencias, de manera que tus alumnos no solo aprendieran la o las materias del programa universitario, sino también y, como complemento necesario, las que han de acompañar en toda y a toda formación no ya académica, sino humana y por ende, aprender a ser CIUDADANO POR Y PARA LA SOCIEDAD.
    Gracias Nuria por tu reflexión.

  2. Que sabia reflexión Nuria. Comparto tu sentimiento que solo puede surgir desde la sabiduría y el dolor. Has destacado la esencia. Palabra que ahora comprendo el valor de la separación de poderes, la necesaria independencia del poder judicial y el derecho a la libertad. Que gran profesora perdió el sistema educativo!!!

  3. Precioso comentario Nuria!
    Me he eternecido mucho al leerte y he recirdado aquellos años en la universidad en la que seexplicaban los derechos fundamentales de las personas y creí que era importante preservarlos y que jamás serian vulnerados pero….me equivoqué!! Cómo tambien me equivoqué en pensar que jamás pudiera vivir un Estado de Alarma cuando lo estudié en derecho constitucional.
    Me encanta cómo te expresas y al dar contigo por aquí y leerte parece cómo si te conociera desde hace mucho tiempo.
    Un abrazo muy fuerte Núria!!

  4. vivimos en un estado DE MIEDO Y MISERIA, como dices, adormecidos por la idea del estado del bienestar y dependientes del subsidio oficial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *